Mateo 7:7
Mateo 7:7 Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá.
Reflexión: Dios no es como el genio de la lámpara que simplemente concede deseos. Él no tiene que adaptarse a lo que yo quiero, ni me debe ningún favor. Dios es Soberano, infinito y lo conoce todo. Este versículo de Mateo 7:7 no es un cheque en blanco para pedir y recibir cualquier cosa que mi alma quiere. Si ese fuera el caso, yo manejaría un auto más nuevo, viviría en otra casa, y no tendría ningún tipo de dolor o preocupación. Más bien, dentro de su contexto, este versículo es la respuesta de Dios a nuestra necesidad de Él: Necesitamos de su presencia para amar a nuestros enemigos, necesitamos de su carácter para ofrendar y orar con la actitud correcta y necesitamos de su ayuda para tratar a los demás como Él manda. Entonces, el acto sagrado de orar debe ser utilizado —primeramente— para pedir más de Dios en nosotros, no para pedirle que haga algo por nosotros. Mateo 6:33 lo confirma: Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.
Oración: Padre, dame un corazón que anhele ser más como tú. Lléname con tu presencia para hablar y actuar como tú. Dame de tu gracia para tratar a los demás como tú lo harías. Perdóname, ¡oh Dios! por usar la oración para pedir mi comodidad. Perdóname por querer que cambies mis circunstancias externas, cuando lo que realmente necesito es un cambio interno. Padre, que mi mayor anhelo en la vida sea conocerte más, amarte más, obedecerte más y adorarte más. Que se haga tu voluntad y no la mía. En el nombre de Cristo Jesús, amén.
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*