Preocupación

Preocupación
Mateo 6:25 Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?
Reflexión: La semana pasada fue tan estresaste, que un día lloré durante el camino de la oficina a la casa. Me sentía impotente, cargada y sin fuerza. Llegué a casa y se lo entregué todo al Señor. Dios me escuchó. Y, aunque las demandas del trabajo, la iglesia y la familia siguen allí, la paz de Dios lo supera todo. Sigo aprendiendo a depender de Dios y no en mis propias fuerzas. Sigo aprendiendo a vivir un día a la vez.  Preocuparse no resuelve nada. Orar lo cambia todo. Jesús, lo dijo: ¿Acaso no es la vida más que todo lo demás?
Oración: Padre mío, gracias por darme la vida un día más. Gracias por el regalo de la salvación, la paz y la esperanza. Gracias porque contigo tengo todo lo que necesito.Tú eres mi fuerza. Tu eres mi roca. Tú eres mi paz. Gracias porque, en realidad, los momentos de preocupación son breves — porque estando a tu lado— brilla más la luz, que la oscuridad. En el nombre de Cristo Jesús. Amén.
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*