Somos como Eva: Día 6

Somos como Eva: Día 6

Satanás se esmera en mentirnos acerca de la crianza de nuestros hijos. Nos hace creer que la forma Bíblica de crianza es anticuada e irrealista. Nos entretiene para que no pasemos tiempo con nuestros hijos. Insinúa que vivir estresadas y enojadas es normal. Nos hace sentir culpables cuando las cosas van mal y se alegra cuando hay conflicto en casa. Satanás vino a robar, a matar y a destruir. Lo hizo desde el principio. Eva fue la madre del primer asesinado, y del primer asesino. Eva debió sentirse deprimida, frustrada y culpable. Todo por escuchar las mentiras de Satanás. Hoy, él quiere hacer lo mismo con nuestros hijos. Y, aunque el homicidio sea algo que nuestros hijos no cometan, él intenta esclavizarles al pecado, a adicciones, a conductas y actitudes que van contra lo que Dios tiene para ellos. Satanás hará todo lo que está a su alcance, para que nuestros hijos se salgan del camino del Señor. Por eso es que, hoy que celebramos el Día de la Madre, recordamos el importante papel que tenemos. Nuestras oraciones pueden ser la diferencia entre la salvación o la perdición de nuestros hijos.

Oración:
Padre, gracias por el regalo de ser mamá. Gracias por guiarme hasta este momento. Señor, aunque hubo tiempo en el que no te conocía, por tu gracia confieso que tú conquistarás el corazón de mis hijos. No acepto las mentiras de Satanás. Yo decido criar a mis hijos de acuerdo a tu Palabra. Decido pasar tiempo de calidad con cada uno de ellos. Escojo tener una buena actitud y ser una madre firme pero amorosa. Desecho la ira, el estrés, la gritería y el enojo- nada de eso tiene lugar en mi hogar. Reprendo el conflicto y declaro que somos una familia que te ama, que te busca, que te obedece y te adora. En el nombre de Cristo Jesús, amén.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*