Despreciado y Rechazado

Despreciado y Rechazado

Isaías 53:3-4a  

Fue despreciado y rechazado: hombre de dolores, conocedor del dolor más profundo.

Nosotros le dimos la espalda y desviamos la mirada; fue despreciado, y no nos importó. Sin embargo, fueron nuestras debilidades las que él cargó; fueron nuestros dolores los que lo agobiaron.

Reflexión:

Estamos en plena Semana Santa y muchos solo pensamos en el conejo y los huevitos. Esta semana, debería ser para reflexionar sobre el enorme precio que Jesús pagó por amor a nosotros. La cruz representa también la ira de Dios, el juicio por nuestros pecados. No podemos salvarnos a nosotros mismos, por eso era necesario que por amor, Jesús se entregara en nuestro lugar. El Hijo de Dios fue despreciado y rechazado. Él conoció el dolor más profundo, no sólo físico sino espiritual. Él supo lo que es estar separado del Padre. Y aún así, con nuestras acciones, le damos la espalda, lo negamos y desviamos nuestra mirada. Oro para que estos días, igual que el resto del año, vivamos asombrados de lo que significa la cruz de Cristo: La ira de Dios y su misericordia.

Oración:

Padre mío, gracias por tu amor inagotable hacia mi. Es por mis pecados que Cristo murió. Tu ira, por mi causa, era demasiada y el precio del perdón, imposible de pagar. Gracias por dar a tu Hijo en rescate por mí. Ayúdame a vivir una vida de agradecimiento, dedicación y fervor a ti. En el nombre de Cristo Jesús, amén.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*