Pescado a la brasa y Pan

Pescado a la brasa y Pan
Juan 21:12-13
«¡Ahora acérquense y desayunen!», dijo Jesús. Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntarle: «¿Quién eres?». Todos sabían que era el Señor. Entonces Jesús les sirvió el pan y el pescado.
 
Reflexión:
Jesús demostró su amor a sus discípulos hasta en los pequeños detalles. Después de resucitar fue a buscarlos mientras pescaban. Él quería verlos, hablar con ellos y pasar tiempo con sus amigos. Él también sabía que estarían hambrientos por haber estado tantas horas tratando de pescar, y desanimados, porque no habían pescado absolutamente nada. Él hizo un milagro de provisión y de restauración ese día. No solo proveyó el pescado que necesitaban, sino también el amor y el perdón que todos anhelaban. Todos ellos habían huido cuando Jesús fue arrestado. Pedro le había negado. Judas le había traicionado. Eran días de profundo dolor, tristeza y vergüenza para los discípulos. Sin embargo, nuestro amado Señor se presentó a ellos con amor, misericordia y perdón. Jesús mismo preparó un pescado a la brasa y pan. Jesús mismo les sirvió el desayuno. ¡Qué Dios tan amoroso y misericordioso tenemos! Con nosotros Él hace lo mismo, nos perdona, nos restaura y nos bendice. 
Oración:
Amado Señor, gracias por tu amor inagotable hacia tus discípulos y hacia mi. Aunque te fallamos, te negamos y te abandonamos, tú permaneces fiel. En estos días que el mundo celebra la Semana Santa, permíteme tener un corazón sensible a tu voz. No quiero confundir la verdad de tu sacrificio con tradiciones de los hombres. Más bien, deseo amarte y servirte todos los días de mi vida así como tú me has amado. Quiero servir a mi familia y demostrar tu amor hacia ellos hasta en la cocina. Así como tú lo hiciste, así como tú mostraste tu amor al prepararles de comer, que yo también cocine y realice todas las actividades de la casa con amor porque lo hago para ti. En tu hermoso nombre pido todo esto, amén.
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*