No des falso testimonio

No des falso testimonio
Éxodo 20: 16
No des falso testimonio contra tu prójimo.
Reflexión:
Este es otro de los mandamientos que entendí mal. Pensé que solo se trataba de ir a un tribunal a atestiguar falsamente en contra de alguien. Y aunque eso es parte del mandamiento, Dios va más allá del salón en la corte. Dios ve las intenciones de nuestro corazón cuando hablamos de alguien. Damos falso testimonio cuando participamos en chismes. Damos falso testimonio cuando divulgamos información sobre otras personas con la intención de hacerles quedar mal. Damos falso testimonio cuando repetimos cosas que no nos constan. Damos falso testimonio cuando exageramos, omitimos y manipulamos información para obtener la atención de alguien. Damos falso testimonio cuando asumimos cosas sobre otras personas y creemos en rumores. Damos falso testimonio cuando por nuestra imaginación descontrolada, hablamos negativamente sobre el carácter de alguien. Quizá lo que sabemos es cierto, pero eso no nos da el derecho de informarle a todo el mundo sobre el asunto.  Damos falso testimonio cuando hablamos en voz alta con el fin de que alguien nos escuche. Damos falso testimonio cuando siendo indiscretas, decimos cosas que no nos corresponde decir. Creo firmemente que si hablamos con alguien para buscar consejo y orar es una cosa, pero hablar solo por afectar a alguien más o por hacernos víctimas, entonces, ya es pecado.
Oración:
Padre, ¡cuánto te necesito! Ayúdame Señor a hablar para edificar y no para destruir la reputación de las personas. Dame la sabiduría para saber con quién hablar y cómo hacerlo. Perdóname por participar en el chisme, rumores y por difamar a otros con mis conversaciones. Dame de tu gracia para dar vida con mis palabras y para hablar directamente con aquellos de quienes hablo. En el nombre de Cristo Jesús. Amén.
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*