No robes
Éxodo 20: 15
No robes.
Reflexión:
Cuando era niña imaginaba que robar significaba asaltar un banco. Literalmente imaginaba a alguien usando un arma o la fuerza para atracar a alguien. Sin embargo robar va más allá de usar máscara y salir huyendo de la policía. Dios considera robo cuando no pagamos los impuestos que debemos (cuando hacemos trampa y mentimos para pagar menos o cuando manipulamos información para recibir más reembolso). Dios considera robo cuando tomamos cosas de la fábrica o la oficina (aunque lo justifiquemos pensando que nadie más lo usa, que nadie lo nota o que es pequeño y a nadie le afecta). Robar es hacer negocios en los que afectamos a alguien más por la avaricia de ganar más para nosotros. Robar es pedir prestado y no pagar. Robar es prestar y cobrar altos intereses. Robar es no trabajar por holgazanería, y esperar que otros (incluyendo el gobierno) te mantenga. Robar es exagerar para vender un producto. Robamos cuando no le damos a Dios lo que le corresponde. Robamos cuando nos negamos a ayudar a alguien en necesidad. Robamos cuando nos negamos a pagar una cuenta pendiente (aunque tengamos los medios para cubrirla). Robamos cuando usamos el tiempo de la compañía para asuntos personales. Robamos cuando no pagamos lo justo a nuestros empleados. Robar, en cualquiera de sus formas, nos aleja de la presencia de Dios
Oración:
Dios, tú eres justo, misericordioso y compasivo. Dejaste este mandamiento para protegerme a mí y a las personas que me rodean. Señor, perdóname por las veces en las que he robado en alguna manera. Perdóname por creer que nadie me veía o que no era grave, pero ahora entiendo que tu amas la balanza justa y un corazón íntegro. ¡Líbrame Señor de defraudar a otros con mis palabras y acciones! Pido que me ayudes a ser una persona en la que se puede confiar porque entiendo que un día te daré cuentas de todo lo que hago en esta vida que me das. En el nombre de Cristo Jesús. Amén.
 
Referencias Bíblicas Adicionales:
Romanos 13:7 Ustedes den a cada uno lo que le deben: paguen los impuestos y demás aranceles a quien corresponda, y den respeto y honra a los que están en autoridad.
Efesios 4:28 Si eres ladrón, deja de robar. En cambio, usa tus manos en un buen trabajo digno y luego comparte generosamente con los que tienen necesidad.
Salmo 112: 5 Les va bien a los que prestan dinero con generosidad y manejan sus negocios equitativamente.
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*