Resolución de conflictos en el matrimonio

Resolución de conflictos en el matrimonio
Hoy es el Día de San Valentín y todos pensamos en el amor, el romance y en pasar un día agradable con nuestro esposo (o novio). Pero, todos los que hemos estado en una relación romántica sabemos que el conflicto es parte del paquete de la relación. El conflicto existe en todas las relaciones. Por eso es que las relaciones saludables se caracterizan —no por falta de conflictos— sino por las personas que saben cómo responder cuando se presenta el conflicto. Uno de los mejores regalos que podemos dar y recibir es el de saber resolver conflictos.Gracias a Dios por la Biblia que contiene abundantes recursos y principios para saber cómo lidiar con la tension y el conflicto. Por ejemplo:
  1. Pensemos en lo que hizo Jesús por nosotros para reconciliarnos con el Padre: En vez de alejarse, Él vino y se acercó a nosotros. Cuando tenemos conflicto en el matrimonio, la respuesta común sería de alejarnos, dejar de hablar y pelear por nuestra opinión. Sin embargo, como seguidores de Cristo debemos acercarnos a nuestra pareja y resistir el deseo de alejarnos. De hecho, satanás con sus engaños, ha hecho buen trabajo acercando a los que deben estar alejados (como alguien que no es tu esposo y busca tu cercanía) y alejándote de tu esposo (que es con quien tienes tu compromiso delante de Dios). No debemos caer en su trampa. Más bien debemos acercarnos a nuestro esposo, orar por él y buscar la resolución de conflictos. Recuerda, no podrás ser indiferente a tu esposo si estás orando por él. 
  2. Pensemos en lo que tuvo que pagarse en la cruz para redimirnos de nuestros pecados: El Señor pasó por mucho dolor y sufrimiento, pero eso resultó en el hermoso regalo de la reconciliación. De la misma manera, el matrimonio requiere mucho trabajo, sufrimiento (no físico, sino en el orgullo), pero valdrá la pena porque disfrutaremos la bendición de la reconciliación
  3. Cristo tuvo una actitud de siervo. Él no se aferró a ser Dios, sino que se hizo hombre para morir por nosotros. De la misma manera en nuestro matrimonio, debemos tener una actitud de servicio, no aferrándonos a nuestra opinión sino tratando a nuestro esposo como Cristo nos trata a nosotras.
Aplicando estos principios del Evangelio de Jesús podremos disfrutar de una relación sana y estable. Recuerda, viviremos con la bendición especial de Dios sólo cuando le obedecemos y honramos la promesa del matrimonio. Por favor compartan este devocional con sus esposos. 
Les deseo un día lleno de bendiciones donde disfruten el amor del Padre Celestial y el de su esposo. 
Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*