Día #5 Considérate muy dichoso

Día #5 Considérate muy dichoso

Día #5 Considérate muy dichoso.
Lectura  Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho. 
Santiago 1:2
 
Reflexión: ¿Por cuánto tiempo hemos de tener un corazón alegre? ¿Por cuánto tiempo hemos de tener una sonrisa en nuestro rostro? ¿Mientras la gente nos trate bien? ¿Mientras la economía vaya bien? ¿Mientras todo salga como yo quiero? No, en 1 Tesalonicenses 5:16 la Biblia dice “Estén siempre alegres” – Eso significa en los buenos momentos y en los malos momentos, cuando hace sol y cuando llueve. Cuando haya nubes negras por encima de tu cabeza y sientas que la vida es deprimente y sombría, recuerda siempre que por encima de esas negras nubes el sol brilla. Puede que no veas el sol en tu vida en este momento, pero eso no significa que no esté ahí. Tan solo está tapado por las oscuras nubes. La buena noticia es que las nubes son temporales; las nubes no estarán ahí para siempre. El sol volverá a brillar en tu vida.
Mientras tanto, mantén tu gozo. Está siempre alegre de corazón. No permitas que las nubes oscurescan tu vida. La lluvia cae sobre justos e injustos. Eso significa que todos afrontamos desengaños, situaciones injustas, pruebas y tentación. Pero has de saber esto: después de la prueba está el ascenso. Al otro lado de cada dificultad hay aumento. Si pasas por la adversidad con una sonrisa en tu cara y un canto en tu corazón, al otro lado habrá recompensa.
 
Oración: Padre, hoy  no importa qué circunstancias enfrente, decido considerarme muy dichoso. Confío en que estás conmigo, a mi favor y que estás trabajando tras bambalinas paa llevarme a la victoria en cada área de mi vida. En el nombre de Cristo Jesús. Amén.

 

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*