Las flores se marchitan

Las flores se marchitan

La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.
~ Isaías 40:8
 
Amado Dios, gracias por todas tus bendiciones, por tu cuidado, provisión y amor. Todo en este mundo se acaba: la belleza es efímera, la casa, el carro y mis posesiones se hacen viejos, la ropa pasa de moda, la juventud se acaba, los hijos crecen y se van. En realidad no tengo nada garantizado y todo al paso del tiempo se acaba. Sin embargo, me alegro en tus promesas son para siempre. Tu amor nunca acaba, no envejece, no termina. Tu fidelidad es como la anchura de los cielos. Gracias porque tu perdón y tu misericordia se renueva cada mañana. Gracias porque no me diste las sobras de tu amor sino lo mejor, a tu Hijo Jesucristo para morir por mí. Te pido perdón por buscar tanto las cosas de este mundo y por ponerte a tí en segundo término. Perdóname por esforzarme tanto por mantener cosas que a la larga se van. Ayúdame a enfocarme en tí, en tus promesas y en todo lo bueno que tienes para mi. Ayúdame a obedecerte a amarte y a nunca olvidar que tu Palabra permanecerá para siempre. En Cristo Jesús, amén.

 

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*