Ni solas, ni abandonadas ni olvidadas.

Ni solas, ni abandonadas ni olvidadas.

No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.
~Isaías 41:10
 
Padre gracias por todas tus bendiciones. Gracias porque aún en los momentos más oscuros has estado conmigo. No me has abandonado incluso cuando yo me he alejado de ti. Gracias por ser mi Dios y por haberbe escogido para ser tu hija. Te pido perdón por las veces en las que he pensado que no has estado conmigo. Ahora entiendo que no ha habido pecado tan grande ni problema tan fuerte por el que tú te hayas alejado de mí. Perdóname por las veces en las que me he comportado como si yo fuera el Dios de mi propia vida. Te pido que cada día me fortalezcas más en ti, en tu Palabra y en tus promesas. Dame fuerzas Señor. Tú sabes cuántas cosas tengo que hacer y con cuántas emociones tengo que luchar hoy. Tú has prometido fortalecerme y ayudarme y estoy infinitamente agradecida por esas promesas. Tú me sostendrás y me llevarás de tu mano en cada momento y reto del día. Gracias porque tu Palabra es una fuente de vida y porque al leerla recibo esperanza, fuerza y paz para mi diario vivir. 
 
Oro en el nombre de Aquél que siempre está conmigo, me fortalece, me ayuda y me sostiene: Cristo Jesús. Amén.

 

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*