La obediencia no avergüenza

La obediencia no avergüenza

¡Oh, cuánto deseo que mis acciones sean un vivo reflejo de tus decretos! Entonces no tendré vergüenza cuando compare mi vida con tus mandatos. A medida que aprendo tus justas ordenanzas, te daré las gracias viviendo como debo hacerlo.
~ Salmo 119:5-7
Padre, gracias por la oportunidad de respirar, sentir, escuchar, hablar, tocar, caminar y ver tu bondad en este nuevo día. Gracias por mi familia y por todas tus bendiciones. Señor, gracias por la oportunidad de escuchar tu Palabra y de leer estos devocionales. Te pido que me llenes con tu presencia para OBEDECER tus mandamientos. Obedecerte me libra del temor, de la pena y de la duda. Perdóname por las veces en las que no he sido agradecido y en las que no he obedecido lo que tú me has mandado. Cambia mis prioridades, cambia mi corazón. Que yo sepa que obedecerte a ti es lo más importante y que al hacerlo nunca quedaré avergonzada. Te entrego este día, te entrego sus retos y sus alegrías. En Cristo Jesús, Amén.

 

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*