La mitad de la verdad

La mitad de la verdad

Una mentira completa es una mentira.

Una verdad a medias es una mentira.

Una falsedad disfrazada de verdad es mentira.

El engaño es mentira.

La exageración es mentira.

Hacer creer algo erróneo con señas verbales o no verbales es mentir.

Omitir parte de la verdad para hacer creer a alguien algo diferente es mentir.

 

En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.
~Efesios 4:15

Padre, gracias por ser la verdad. Tú no engañas ni exageras ni haces creer algo que no sea cierto. Todo lo que dices es cierto, todas tus palabras son verdad. Te pido perdón por todas las veces que he utilizado alguna forma de mentira en mi vida, ya sea engañando, exagerando, omitiendo información o presentar información verdadera en un contexto cuestionable con tal de hacer creer algo que es mentira. Te pido que me ayudes a discernir las mentiras o formas de engaño en las que me enredo frecuentemente. Te pido que limpies mi corazón porque ahora entiendo que mis palabras son un reflejo de lo que hay dentro de mí. Restaura mi capacidad de decir la verdad en todo tiempo y  saber cuándo y cómo decirla y sí me corresponde a mí hacerlo. Te pido que la gente vea el cambio en mí y que puedan saber que soy una mujer en quien se puede confiar.

Gracias por haber iniciado el proceso de restauración en mí. Gracias porque poco a poco, con tu luz, vas iluminando las áreas oscuras de mi vida. Decido hoy caminar en Tu verdad y hablar la verdad en amor.

Oro en el único nombre capaz de perdonar, salvar y restaurar: Cristo Jesús. Amén.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*