Gracias

Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él.
~Salmo 118:24
Señor te doy gracias porque ahora estoy mas conciente de mi necesidad de ti. Gracias porque alguien se tomó el tiempo para hablarme de ti, para orar y para invitarme a la iglesia. Gracias por las enseñanzas prácticas que escucho. Gracias por rodearme de amistades providenciales que me animan para seguir adelante cada día. Gracias por usar las circunstancias para atraerme a ti. Ahora entiendo que esos problemas en realidad se han convertido en una bendición porque ahora te conozco mejor. Gracias por la oportunidad de servirte a ti cuando sirvo a mi familia y cuando ayudo en la iglesia y en mi comunidad. Gracias porque ahora dedico tiempo en la mañana para hablar contigo y leer mi Biblia. Gracias porque tú has utilizado todas y cada una de estas cosas para ayudarme a crecer en mi fe, para arraigarme en ti y para vivir mejor. Gracias por la vida, por mi familia, por mi hogar. Gracias por la oportunidad de trabajar, de aprender, de reir y de apreciarte en todos los detalles de mi vida. Gracias por perdonarme, por darme una segunda oportunidad. Gracias por dejarme sentirte cada día. Gracias por justificarme y por llenarme de tu gracia y de tu paz. Te dedico este día, mi vida, mi familia y mis quehaceres. Te invito a ser el centro de mi universo a cada momento del día. Deseo obedecerte, amarte y seguirte todos los días de mi vida y necesito tu ayuda para lograrlo. Lléname con tu Espíritu Santo para tener la fuerza, la paz y el gozo que necesito para enfrentar los retos del día. Gracias por escucharme y gracias por interesarte en mí. Oro en el nombre de mi Señor y Salvador Jesucristo. Amén.

 

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*