La peor pérdida es haber vivido sin disfrutar a tus hijos.

La peor pérdida es haber vivido sin disfrutar a tus hijos.

¡Qué regalo tan maravilloso son los hijos! ¡Qué alegría traen a los hogares! Nunca dejan de sorprendernos con sus travesuras, su ingenuidad y sus miles de sonrisas. En este mes de Abril en muchos países celebramos la niñez con programas especiales y festivales. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros amamos a nuestros hijos pero les relegamos el resto del año? ¿Cuántos padres y madres pasamos más tiempo haciendo dinero que formando el carácter de nuestros hijos? Es más fácil y conveniente que la televisión los entretenga que dedicarles de nuestro tiempo y nuestra energía. Ser padre de familia es un reto enorme,  sobre todo en esta sociedad del corre de aquí para allá; una sociedad en la que es fácil vivir de apariencias, de compras y deudas innecesarias. Una cultura donde tenemos que ser bastante intencionales para dar atención de calidad a nuestros pequeños aún en los momentos en los que preferiríamos dormir o hacer otra cosa antes que tener que jugar con ellos. En estos días ser un padre o madre dedicado enteramente a los hijos es cosa rara. La madre que se queda en casa a criar a sus hijos pudiera pensar que se está perdiendo del éxito laboral, mientras que la que trabaja fuera del hogar frecuentemente lamenta no pasar tiempo suficiente en casa con sus hijos. Sea cual sea tu situación, puedes aprovechar cada oportunidad para disfrutar la vida de tus hijos. Escúchales hoy para que te escuchen mañana. Interésate hoy de sus vidas, sus gustos, sus retos, para que te crean cuando sean adolescentes. Muestra respeto y amor incondicional y en el momento menos esperado verás que ha valido la pena.
La formación, atención, amor, respeto y cuidado incondicional se reciben en casa. Tenemos la fortuna de ser parte de sus vidas, de escucharles, instruirles y guiarles. El tiempo que vivirán con nosotros es breve, por lo tanto, debemos aprovechar agradecidamente cada oportunidad para compartir con ellos, enseñarles valores, jugar a las escondidas, pintar, leer y simplemente caminar de su mano y prepararles para enfrentar la vida en su edad adulta.

 

Los niños necesitan más de la atención, educación y protección de sus padres que de los regalos que pudieran darles. Los padres sabemos que al final, haber disfrutado la vida de nuestros hijos será el mejor regalo que recibimos de ellos.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*