¡Sí, acepto!

¡Sí, acepto!

Preparar todos los detalles para una boda es un trabajo de tiempo completo. A mí me tomó todo un año ahorrar y organizar todo para la mía: el vestido, la ceremonia, las damas, la recepción, los invitados, la comida, la música y tantas cosas que nada más de pensar, me alegro que ya haya pasado. La verdad es que lo más importante de la boda es aquella frase: ¡Sí, acepto! porque si no hay compromiso, no hay boda. Si usted es casado, le invito a recordar ese día en que ante un juez o en la iglesia decidió aceptar la aventura que es el matrimonio. Si usted es soltero, espero que conozca a esa persona que le acompañará el resto de su vida.

El matrimonio es como escalar una montaña, tomará tiempo, sacrificio, planificación y ¡mucha dedicación! Sin embargo, es también la experiencia más grandiosa en la vida. Gracias al matrimonio dos personas se convierten en una, al formar una familia. Mantenemos nuestra individualidad pero entonces ya somos parte de algo más grande, de la unión matrimonial que tanto anhelábamos.

¡Si, acepto! Representa el ya no sólo ver por mis intereses y conveniencias sino luchar por las de nuestra pareja. ¡Sí, acepto! Significa amar a alguien en las buenas y en las malas. ¡Sí, acepto! Significa valorar a nuestra pareja en riqueza y en pobreza. ¡Si, acepto! Significa cuidar en salud y en enfermedad. ¡Sí, acepto! Significa decidir perdonar generosamente y vivir en armonía hasta que la muerte les separe. ¡Qué compromiso! Por eso es que muchos prefieren no hacerlo, pero afortunados los valientes que aceptan y comparten su vida con alguien que quiera pasar sus días con usted.

¡Sí, acepto! Significa aprender de nuestros muchos errores; escuchar a nuestra pareja, darle el tiempo y la atención que necesita para cultivar la relación. ¡Sí, acepto! Significa pedir ayuda a tiempo y fuera de tiempo, aprender de otros, buscar consejería. ¡Sí, acepto! Significa buscar oportunidades para sonreír juntos, para tener aventuras juntos. ¡Sí, acepto! Significa llegar a ser cómplices, mejores amigos, amantes, consejeros y sobre todo, tener a alguien con quien compartir el resto de nuestras vidas.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*