¡No me quedan los pantalones!

¡No me quedan los pantalones!

Meses después de que nació mi hija Victoria me encontré subiendo de peso. Llegué al punto en que mis pantalones difícilmente me cerraban. Un día lleno de frustración, le dije a mi esposo lo mal que me sentía y él con mucho amor me dijo que me veía bien y que no me preocupara. Tranquilamente le dije: “entonces, vamos a tener que gastar en comprarme ropa más grande” – Su cambio de actitud fue bastante graciosa, rápidamente contesto: “¡No! ¡Mejor baja de peso!… Y fue precisamente esa la razón por la que empecé a bajar de peso otra vez.
Es chistoso, pero todos tenemos nuestras propias razones para hacer un cambio en nuestra salud. A muchos los obliga una condición médica. Quizá han llegado al punto en el que el Doctor le ha dado la orden de bajar de peso, comer mejor, hacer ejercicio e incluso tomar medicamento para cuidar de la salud. Para otras personas es un evento, quizá tendrán que atender una boda o celebración especial y necesitan entrar en un vestido de una talla más pequeña. Quizá la misma familia te ha dicho que debes dejar de fumar, no beber tanto, bajar de peso, visitar al médico o tomarte tu medicamento. Todos tenemos fuerzas externas que pudieran “obligarnos” a hacer cambios positivos. Sin embargo, creo profundamente que para mantener esos cambios necesitamos convicción desde dentro de nosotros mismos. Necesitamos entender lo importante que es nuestra salud no solo para sentirnos bien en este momento sino para mejorar las posibilidades de tener una vejez saludable.

Es impresionante notar el costo tan alto del cuidado de salud. Dígamelo a mí, yo trabajo en un hospital. La gente paga millones de dólares en “arreglar” enfermedades que se pudieron haber prevenido (excepto en casos de accidentes, etc.) Hablamos frecuentemente de comer saludablemente: 5 porciones de frutas y verduras al día y muchos preferimos comida chatarra. Hablamos de tomar suficiente agua para mantener nuestros órganos sanos, y muchos prefieren seguir tomando la soda tan dañina a la salud. Hablamos de hacer 30 minutos de ejercicio todos los días y preferimos sentarnos frente al televisor por horas. Aclaro, ninguna de estas actividades es negativa en sí misma, el problema es cuando se convierten en nuestro patrón de vida y nos roban de la salud, energía y vida plena que pudiéramos disfrutar.

¿Cuál es tu motivo hoy? ¿Tienes uno? ¿Qué es lo que te motivará a comer saludablemente o hacer ejercicio? ¿Es una orden médica o tu deseo de vivir una vida larga llena de salud y energía para poder compartir con la gente que amas?

Encuentra tu razón y mantente firme en tu deseo de cuidar tu salud.

Diana Hepsiba Montiel
Diana Montiel es parte del equipo pastoral de River Oaks En Español. Esposa y madre dedicada a compartir las buenas nuevas para las familias latinas. A través de programas radiales, clases para mujeres y consejería individual y de familia, desea compartir el mensaje del Dios que la amó cuando ella menos lo merecía, menos lo esperaba y más lo necesitaba. ¡Con Dios se vive mejor!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*